km18

Here is Our Latest News

5

¿Merece la pena maltear en casa?

Buenas a todos los hombrewers ansiosos por cocinar y sacar esa nueva receta y degustar ese producto hecho por uno mismo.

Creo y estoy casi seguro, que a muchos de vosotros después de un tiempo cocinando vuestras cervezas y con el ir aprendiendo poco a poco, se os ha pasado por la cabeza cosas parecidas a : ¿voy a ver cómo me podría hacer un equipo para hacer más litros? ¿y si planto lúpulo? ¿cómo se maltea?, y aquí es donde está el tema, cuando se te ocurre ¡maltear para sacar tu cerveza!, ¡además sería con mi propia malta!.

…………………………….

Realmente todo eso suena de maravilla, es más, a nosotros nos gustó la idea, no sólo eso, también conseguimos maltear, y todavía más, hicimos unas recetas con nuestra propia malta. ¿Nos salió cerveza?, la respuesta es sí, además estaba buena. ¿entonces por qué no hacer la malta en casa?, bien, os voy a dar mi humilde opinión.

LA AVENTURA DEL MALTEO ARTESANAL EN CASA.

La vez que se nos ocurrió probar con el malteo, estuvimos muchísimo tiempo informándonos. Algunas personas en los foros como ACCE nos decían, –hombre, si quieres probar por quitarte el gusanillo adelante, pero no más-, nosotros igualmente nos lanzamos.

Me acuerdo todo lo que me costó personalmente encontrar qué tipos de grano eran los buenos para la cerveza. Cuando lo conseguimos y encontramos quien nos lo pudiera traer hasta donde vivimos, nos decidimos a plantar. Claro, no os hemos dicho que antes de todo esto conseguimos un campo para plantar y que le pasamos el tractor ( la primera vez que pillábamos uno ), y que plantamos a mano, etc….

Después de esperar todo el tiempo, tenemos que decir que ver crecer el campo era algo muy bonito y que daba bastante ilusión. Mientras buscábamos quien nos lo pudiese cosechar, porque una parte la hicimos a mano (una locura).

……………..……………..

Después de cosechar, que en el campo grande apareció una máquina enorme, guapísima, que te separaba el grano totalmente de la paja. La máquina venía de la cooperativa del campo de Formentera, mientras en el campo pequeño mi socio lo estaba quitando todo a mano.

Bien, una vez con el grano separado lo metimos en sacos y lo dejamos unas semanas. Sacamos unos 11 sacos de 40 kilos, más o menos, más bien un poco más.

Llegó el momento, íbamos a hacer una prueba para una receta, pillamos unos cuantos kilos y lo primero que hicimos fue separar todo lo que pudimos del grano como, piedrecitas, partes de alguna planta, etc…., eso nos llevó mucho tiempo y trabajo, pero mucho.

Tuvimos una gran y buena etapa de informarnos de como limpiar el grano, de pesarlo primero, ponerlo a remojo, ir cambiando el agua, y cuando tenía un peso ya quitábamos el agua y lo íbamos remojando con un pulverizador hasta que le saliese el acróspite, creo que era ese el nombre :), es decir de maltear.

Cuando la raicita que le salía tenía un tamaño, pasado ya bastantes días, estaba la movida de que no todo el grano germina por igual.

Tocaba darle al horno y a una temperatura en concreto, nosotros en principio para hacer una malta base y no complicarnos.



Al principio lo pusimos en horno, pero te pasas un par de días más o menos y es mucho derroche de energía, (las siguientes las hicimos entre horno y sol). ¿Qué sucede con todo esto?, que realmente no sabes que poder diastásico va a tener tu malta, tampoco el rango de EBC, realmente cuando cocinas con tu malta es un poco a la aventura y sabiendo un poco que color puede llegar a tener tu cerveza porque le has dado poca potencia al horno.

Al final te pega un subidón cuando tienes preparada tu propia malta y te dispones a cocinar con ella y que encima consigues que te salga algo que se puede llamar cerveza y se deja beber.

MI CONCLUSIÓN

Mi intención no es quitarle las ganas a nadie de hacer su propia malta, para nada, pero voy a decir lo que me dijeron a mí – para hacer unos litros y hacerte la ilusión está bien-, pero tener en cuenta el refrán, zapatero a tus zapatos, es decir, si no vas a comprar maquinaria para maltear, o lo vas a tener muy bien currado, no te metas y céntrate en cocinar y hacer buenas recetas que eso también te llevará un buen rato, además, para eso hay malteros.

Nosotros malteamos al final 80kg de 500kg que sacamos. No hicimos más porque era una locura.

Si quieres meterte, métete, pero bien y si no, compra malta(si puedes), de tu región, así harás cerveza de tu tierra sin tener que volverte loco.

Aquí os dejo un pequeño vídeo de lo que fue nuestro campo y de como vinieron a cosecharlo.

 

You may also like

Comments (4)

  • Excelente! muchas gracias por compartir esa experiencia.
    La verdad, cuánto trabajo y esfuerzo, desde preparar la tierra, hasta la pinta servida ¡más todo lo del medio!
    Felicitaciones!

    • Hola Mauricio, la verdad que es todo una aventura, lo único malo es el desperdicio de grano que tuvimos, se nos quedó grande. Sin duda es para plantearse si invertir en hacer una mini maltearía, jajaja.
      Lo bueno que tiene es que aprendes mucho, incluso para cuando vas a comprar la malta para tu cerveza, ya conoces el proceso y lo has vivido.
      Gracias a tí por tu tiempo en leer nuestras aventuras.
      Un saludo.

  • Un abrazo enorme, que trabajo!!! Los felicito por la experiencia. Imaginen la de generaciones que tuvieron que hacerlo si o si para tomarse una buena “birra” y traernos esta maravilla líquida hasta nuestro días… Salud desde Buenos Aires!!!

    • Imagínatelo Daniel! encima todo manualmente, para nosotros ya fue bastante laborioso, pero como dices, gracias al esfuerzo de muchas generaciones tenemos este oro líquido, ahora nos toca mantenerlo o mejorarlo.
      Gracias por pararte a leer nuestro artículo.
      Un saludo muy grande.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprende sobre la cerveza